Política Internacional
     
Imagen
 
Forodeslinde | Partido Aprista Peruano | Política Internacional | Actualidad | GENERACION DESLINDE | Juventudes, Movimientos Sociales y Discapacitados | Ideologias, Partidos Políticos y Sindicalismo | Descentralizacion (página en construcción) | Poesía y Educación | Economía y PYMES | Correspondencia | Turismo , Servicios y Actividades | Humor | Salud y Medio Ambiente | Cultura, Ciencia y Tecnologia
 
Política Internacional

   
 
TENSION MEXICO-EU POR EL MURO Y LOS

Fuente: http://www.cronica.com.mx/nota.php?idc=182080

Las recientes declaraciones del presidente de México, Vicente Fox, sobre los trabajadores negros en Estados Unidos son insensibles e inapropiadas y el gobierno de George W. Bush espera que las aclare y dé una explicación, afirmó el lunes Richard Boucher, portavoz del Departamento de Estado.
Al criticar las últimas medidas sobre inmigración aprobadas en Estados Unidos, que bloquean los permisos de conducir a indocumentados, Fox dijo: "no hay duda de que los mexicanos, llenos de dignidad, voluntad y capacidad de trabajo, están haciendo trabajos que ni siquiera los negros quieren hacer allá".
"Obviamente, es una manera muy insensible e inapropiada de expresar esto, y esperamos que puedan aclarar las declaraciones y den una explicación, si tienen oportunidad", señaló Boucher en su conferencia de prensa diaria, consultado sobre el tema.
"Hemos hablado con el gobierno mexicano sobre esto", por medio de la embajada, añadió.
La ley "Real ID", aprobada la semana pasada por el Congreso estadunidense, da cabida a fondos para ampliar cinco kilómetros de un muro fronterizo entre México y Estados Unidos, entre otras medidas.

Al criticar la ley en un encuentro con empresarios estadounidenses en la localidad turística de Puerto Vallarta, en el estado de Jalisco, Fox aseveró que la aprobación de la ley es una "regresión" en las relaciones entre ambas naciones.
"Respeto la soberanía de los Estados Unidos y su libre decisión de tomar soluciones como ésa, pero francamente no es el camino que debemos de construir entre amigos y socios", apuntó.

Es una expresión del vox populi, dice Cecilia Romero
[ José Contreras ]
La declaración del presidente Fox en el sentido de que los trabajos que realizan los emigrantes mexicanos no los quieren hacer ni los negros "es vox populi; me parece que es algo que popularmente se dice", señaló la senadora del PAN Cecilia Romero Castillo.
En entrevista reconoció que fue "desafortunado" que el presidente Fox recurriera a esa expresión, "pero es una frase coloquial que no tiene una intención racista".
Manifestó que el área de comunicación social de la presidencia ya hizo algunas aclaraciones y quizá sería conveniente que a nivel diplomático se hicieran otras, pero, insistió, "esa expresión no tuvo una connotación en el fuero interno del Presidente, y mucho menos una connotación racista".
"Me parece que sí fue desafortunada la expresión, aunque de ninguna manera el Presidente quiso expresar lo que se conoció; ahora habría que decirles a quienes han expresado enojo que ésta es una frase coloquial que se utiliza constantemente en México", añadió.

La declaración no fue racista, afirma el Presidente a Jesse Jackson
[ Leticia Robles de la Rosa ]
El presidente Vicente Fox ofreció ayer una explicación al ex congresista y líder de la comunidad afroamericana de Estados Unidos, Jesse Jackson, así como a Al Sharpton, sobre su expresión de que los mexicanos en aquel país hacen trabajos que "ni siquiera los negros quieren hacer". Fue mal interpretada, porque no se trató de "un comentario racista", señaló.
De acuerdo con su portavoz, Rubén Aguilar, ayer por la tarde, durante el viaje de regreso a la ciudad de México, procedente de Saltillo, Coahuila, el Presidente de México llamó al reverendo Jackson para manifestarle que nunca había hecho un comentario de carácter racista respecto a la comunidad afroamericana, a la que "profesa un gran respeto".
Por la noche la cancillería informó que el mandatario también llamó a Sharpton, dirigente de la comunidad afroamericana en Estados Unidos, quien ayer también pidió explicaciones al presidente mexicano.
Desde el hangar presidencial, justo cuando el mandatario llegó a la ciudad de México y dos horas después de que el Departamento de Estado de Estados Unidos le exigiera una explicación, Rubén Aguilar reveló que en la conversación telefónica Vicente Fox le dijo que sus palabras fueron mal interpretadas.
"El Presidente le reiteró el enorme respeto que su gobierno tiene con las minorías, sin importar su raza, etnia o religión, y le habló del trabajo de su gobierno en favor de las minorías".
"El reverendo Jackson le dijo al presidente Fox que a él le quedaba claro que de parte del Presidente no había ninguna intención racista y le propuso reunirse lo más pronto posible" para trazar estrategias en favor de las comunidades afroamericanas y mexicanas en Estados Unidos.
Rubén Aguilar también informó que será la cancillería la que organice esta reunión, la cual se realizará en México, y Jesse Jackson acudirá con un grupo de líderes de la comunidad afroamericana.
Cuando se le preguntó explícitamente si la Presidencia va a ofrecer una disculpa pública, como le pide el Departamento de Estado, el vocero Rubén Aguilar se limitó a responder: "lo que acabo de decir, textualmente".
Al concluir su visita a Nuevo León el presidente Fox fue interrogado sobre este tema, pero el mandatario se negó a hacer comentario alguno.
En un comunicado la cancillería explicó que la conversación con Sharpton fue en los mismos términos que con el reverendo Jesse Jackson.
Por la mañana el canciller Luis Ernesto Derbez indicó que la polémica desatada por las palabras presidenciales sólo ha sido a nivel de declaración, pues ningún país ha expresado queja diplomática alguna. Incluso confesó estar dispuesto a reunirse con el reverendo Jesse Jackson para aclararle que no hubo dejo de discriminación en esas declaraciones.
Luis Ernesto Derbez aclaró que la polémica por la expresión presidencial sólo ha sido a nivel de declaraciones, no de queja diplomática.
Señaló que él está dispuesto a reunirse con el reverendo y ex congresista Jesse Jackson para precisarle las declaraciones del mandatario mexicano.
"Si el señor Presidente hubiera dicho esto de una forma racista creo que sí se afectaría (la política exterior) no sólo en relación con Estados Unidos, sino en general con cualquier población que tuviera el color de piel negra, pero la forma como lo hizo el Presidente de ninguna manera se debe interpretar como una expresión racista.
"Esperamos que no tenga un mayor efecto. La posición en este país, sobre todo en este gobierno, es de ayuda a todas las personas que estén en minoría, de cualquiera que sea su representación y, por lo mismo, creo que el Presidente ha dejado en claro con hecho, que no tiene, de ninguna forma, un concepto racista, como se ha tratado de interpretar".

Ofenden la dignidad de los mexicanos, señala Fox
La nueva ley antiinmigrante de Estados Unidos ofende la dignidad de los mexicanos, advirtió el presidente Vicente Fox, quien calificó de "vergonzoso" el muro que pretende construir el gobierno del vecino país del norte en la frontera común con México.
Durante una gira de trabajo por el norte de la república, el primer mandatario recibió el respaldo del gobernador de Tamaulipas, Eugenio Javier Hernández, contra la nueva ley antiinmigrante, la cual consideró como "una mala señal", pues "no es con la construcción de muros como vamos a solucionar los asuntos de nuestra frontera común".
Un par de horas después, en el municipio de Vallesillo, en Nuevo León, al encabezar el arranque de obras de modernización del tramo carretero Sabinas-La Gloria, el Presidente de México hizo una nueva crítica al gobierno de Ernesto Zedillo.
Recordó que cuando él era gobernador de Guanajuato, la Federación (encabezada entonces por Zedillo) sólo entregaba al estado entre 90 y cien millones de pesos para infraestructura carretera al año.
"Quiero decirles que este año, Guanajuato trae un programa de dos mil 500 millones de pesos; aquí acabamos de escuchar programas por encima de los dos mil y de los tres mil millones de pesos para cada estado. Esto va a transformar a nuestro país; esto nos va a dar gran capacidad competitiva; al final, mejor calidad de vida", destacó.
Fue también ahí donde hizo referencia a la reciente ley antiinmigrante de Estados Unidos, la cual incluye la construcción de una barda fronteriza y la no autorización de licencias de manejo para personas residentes sin papeles migratorios.
"Así como hemos señalado, denunciado, criticado y denominado como vergonzoso el que se estén construyendo muros, el que se esté impidiendo el tránsito y ofendiendo la dignidad de nuestros connacionales que van en busca de oportunidades, así hemos criticado y denunciado estas iniciativas de manera contundente; así damos la bienvenida al camino constructivo".
Se refería a la propuesta de ley en materia migratoria, presentada por los senadores John McCain y Edward Kennedy, y que a decir del presidente Fox "reúne buena parte de las condiciones con las cuales hemos venido platicando con el gobierno de los Estados Unidos".
Advirtió que la región de Norteamérica requiere de competitividad.
"Estados Unidos, Canadá y México necesitamos defender nuestros productos, nuestro desarrollo " El desarrollo no se hace por decreto; el desarrollo no viene por buenos deseos; es fruto del trabajo, del esfuerzo constante, perseverante de los ciudadanos", precisó el mandatario.
Momentos después, en Coahuila, Vicente Fox volvió a insistir en su compromiso de no "empeñar" el futuro de los mexicanos, de "no desbordar" el presupuesto, para que el futuro "no sea cuestionado"; prometió continuar con el cuidado de las finanzas públicas; "lo seguiremos haciendo en el futuro, cualquier cosa que nos depare el futuro".
(Leticia Robles de la Rosa)





1º DE MAYO: JORNADA DE LUCHA DE LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES.

A fines del siglo XIX Chicago era la segunda ciudad de EE.UU. Del oeste y del sudeste llegaban cada año por ferrocarril miles de ganaderos desocupados, creando las primeras villas miseria que albergarían a cientos de miles de trabajadores que a lo largo del siglo XIX llegaron desde distintas partes del mundo.

En 1829 se formó un movimiento para solicitar a la legislatura de Nueva York la jornada de ocho horas. Anteriormente existía una ley que prohibía trabajar mas de 18 horas, «salvo caso de necesidad». Si no había tal necesidad, cualquier funcionario de una compañía de ferrocarril que hubiese obligado a un maquinista o fogonero a trabajar jornadas de 18 horas diarias debía pagar una multa de 25 dólares.

La mayoría de los obreros estaban afiliados a la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo, pero tenía más preponderancia la American Federation of Labor (Federacion Estadounidense del Trabajo), de origen anarquista. En su cuarto congreso, realizado el 17 de octubre de 1884, había resuelto que desde el 1° de mayo de 1886 la duracion legal de la jornada de trabajo debería ser de ocho horas. En caso de no obtener respuesta a este reclamo, se iría a una huelga. Recomendaba a todas las uniones sindicales a tratar de hacer promulgar leyes con ese contenido en todas sus jurisdicciones. Esta resolución despertó el interés de todas las organizaciones, que veían que la jornada de ocho horas posibilitaría obtener mayor cantidad de puestos de trabajo (menos desocupación). Esos dos años acentuaron el sentimiento de solidaridad y acrecentó la combatibilidad de los trabajadores en general.

En 1886, el presidente de Estados Unidos Andrew Johnson promulgó la llamada ley Ingersoll, estableciendo las 8 horas de trabajo diarias. Al poco tiempo, 19 estados sancionaron leyes que permitían trabajar jornadas máximas de 8 y 10 horas (aunque siempre con cláusulas que permitían hacer trabajar a los obreros entre 14 y 18 horas). Las condiciones de trabajo eran similares, y las condiciones en que se vivía seguían siendo insoportables.

Los obreros debían levantarse a las cuatro de la madrugada, y regresaban después de las ocho de la noche, e incluso mas tarde, de manera que jamás veían a sus mujeres e hijos a la luz del día. Unos se acostaban en corredores y otros en chozas donde se hacinaban tres o cuatro familias. Muchos no tenían alojamiento y se les veía juntar restos de comida en los desperdicios.

Como la ley Ingersoll no se cumplió las organizaciones laborales y sindicales de Estados Unidos se movilizaron. La prensa calificaba el movimiento en demanda de las ocho horas de trabajo como «indignante e irrespetuoso», «delirio de lunáticos poco patriotas», y manifestando que era «lo mismo que pedir que se pague un salario sin cumplir ninguna hora de trabajo».

La Noble Orden de los Caballeros del Trabajo (la principal organización de trabajadores en EE.UU.) remitió una circular a todas las organizaciones adheridas donde manifestaba: «Ningún trabajador adherido a esta central debe hacer huelga el 1° de mayo ya que no hemos dado ninguna orden al respecto». Este comunicado fue rechazado de plano por todos los trabajadores de EE.UU. y Canadá, quienes repudiaron a los dirigentes de la Noble Orden por traidores al movimiento obrero.

El 29 de abril de 1886 (un día antes de la huelga) la prensa decía: «Además de las ocho horas, los trabajadores van a exigir todo lo que puedan sugerir los más locos anarco-socialistas». El New York Times decía: «Las huelgas para obligar al cumplimiento de las ocho horas pueden hacer mucho para paralizar nuestra industria, disminuir el comercio y frenar la renaciente prosperidad de nuestra nación, pero no lograrán su objetivo». El Filadelfia Telegram decía: «El elemento laboral ha sido picado por una especie de tarántula universal y se ha vuelto loco de remate: piensa precisamente en estos momentos en iniciar una huelga por el logro del sistema de ocho horas». El Indianápolis Journal decía: «Los desfiles callejeros, las banderas rojas, las fogosas arengas de truhanes y demagogos que viven de los impuestos de hombres honestos pero engañados, las huelgas y amenazas de violencia, señalan la iniciación del movimiento».

El 1° de mayo de 1886 200.000 trabajadores iniciaron la huelga, mientras que otros 200.000 obtenían esa conquista con la simple amenaza de paro. En Chicago los obreros habían consiguido un permiso del alcalde Harrison para hacer un acto a las 19.30 en el parque Haymarket.

A las 21.30 el alcalde, quien estuvo presente en el acto para garantizar la seguridad de los obreros, dio por terminado el acto. Pero el mismo siguió con gran parte de la concurrencia (más de 20.000 personas). El inspector de la policía John Bonfield consideró que habiendo terminado el acto no debía permitir que los obreros siguieran en ese lugar, y junto a 180 policías uniformados avanzó hacia el Parque y empezó a reprimir. De repente estalló entre los policías un artefacto explosivo que mató a un oficial de nombre Degan y produjo heridas en otros. La policía abrió fuego sobre la multitud, matando e hiriendo a un número desconocido de obreros. Se declaró el estado de sitio y el toque de queda, y en los días siguientes se detuvo a centenares de obreros, los cuales fueron golpeados y torturados, acusados del asesinato del policía. Se realizaron cantidad de allanamientos y se fabricaron descubrimientos de arsenales de armas, municiones, escondites secretos y hasta «un molde para fabricar torpedos navales».

La prensa en general se plegó a esta caza de brujas: «Qué mejores sospechosos que la plana mayor de los anarquistas. ¡A la horca los brutos asesinos, rufianes rojos [comunistas], monstruos sanguinarios, fabricantes de bombas, gentuza que no son otra cosa que el rezago de Europa que buscó nuestras costas para abusar de nuestra hospitalidad y desafiar a la autoridad de nuestra nación, y que en todos estos años no han hecho otra cosa que proclamar doctrinas sediciosas y peligrosas!».

La Prensa reclamaba un juicio sumario por parte de la Corte Suprema, y responsabilizando a ocho anarquistas y a todas las figuras prominentes del movimiento obrero. Se continuó con la detención de cientos de trabajadores en calidad de sospechosos. El 21 de junio de 1886, se inició la causa contra 31 responsables, siendo luego reducido el número a 8. El juicio fue una farsa del principio al fin, violándose todas las normas procesales de forma y de fondo, mientras la prensa la apoyaba publicando sensacionalísticamente que todos los acusados había que ahorcar a los extranjeros. A pesar de no haberse probado nada en su contra, los ocho de Chicago fueron declarados culpables, acusados de ser enemigos de la sociedad y el orden establecido. Tres de ellos fueron condenados a prisión y cinco a la horca.

Samuel Fielden (inglés, 39 años, pastor metodista y obrero textil, condenado a cadena perpetua).
Oscar Neebe (estadounidense, 36 años, vendedor, condenado a 15 años de trabajos forzados).
Michael Swabb (alemán, 33 años, tipógrafo, condenado a cadena perpetua): «Hablaré poco, y seguramente no despegaría los labios si mi silencio no pudiera interpretarse como un cobarde asentimiento a la comedia que se acaba de desarrollar. Lo que aquí se ha procesado es la anarquía, y la anarquía es una doctrina hostil opuesta a la fuerza bruta, al sistema de producción criminal y a la distribución injusta de la riqueza. Ustedes y sólo ustedes son los agitadores y los conspiradores».

El 11 de noviembre de 1887 se consumó la ejecución de:

Georg Engel (alemán, 50 años, tipógrafo).
Adolf Fischer (alemán, 30 años, periodista): «Solamente tengo que protestar contra la pena de muerte que me imponen porque no he cometido crimen alguno... pero si he de ser ahorcado por profesar mis ideas anarquistas, por mi amor a la libertad, a la igualdad y a la fraternidad, entonces no tengo inconveniente. Lo digo bien alto: dispongan de mi vida».
Albert Parsons (estadounidense, 39 años, periodista, esposo de la mexicana Lucy González Parsons aunque se probó que no estuvo presente en el lugar, se entregó para estar con sus compañeros y fue juzgado igualmente): «El principio fundamental de la anarquía es la abolición del salario y la sustitución del actual sistema industrial y autoritario por un sistema de libre cooperación universal, el único que puede resolver el conflicto que se prepara. La sociedad actual sólo vive por medio de la represión, y nosotros hemos aconsejado una revolución social de los trabajadores contra este sistema de fuerza. Si voy a ser ahorcado por mis ideas anarquistas, está bien: mátenme".
Hessois Auguste Spies (alemán, 31 años, periodista): "Honorable juez, mi defensa es su propia acusación, mis pretendidos crímenes son su historia. [...] Puede sentenciarme, pero al menos que se sepa que en el estado de Illinois ocho hombres fueron sentenciados por no perder la fe en el último triunfo de la libertad y la justicia».
Louis Linng (alemán, 22 años, carpintero) para no ser ejecutado se suicidó en su propia celda: «No, no es por un crimen por lo que nos condenan a muerte, es por lo que aquí se ha dicho en todos los tonos: nos condenan a muerte por la anarquía, y puesto que se nos condena por nuestros principios, yo grito bien fuerte: ¡soy anarquista! Los desprecio, desprecio su orden, sus leyes, su fuerza, su autoridad. ¡Ahórquenme!».
Relato de la ejecución por José Martí, corresponsal en Chicago del periódico La Nación de Buenos Aires): «...salen de sus celdas. Se dan la mano, sonríen. Les leen la sentencia, les sujetan las manos por la espalda con esposas, les ciñen los brazos al cuerpo con una faja de cuero y les ponen una mortaja blanca como la túnica de los catecúmenos cristianos. Abajo está la concurrencia, sentada en hilera de sillas delante del cadalso como en un teatro... Firmeza en el rostro de Fischer, plegaria en el de Spies, orgullo en el del Parsons, Engel hace un chiste a propósito de su capucha, Spies grita: "la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora». Les bajan las capuchas, luego una seña, un ruido, la trampa cede, los cuatro cuerpos caen y se balancean en una danza espantable...».

El Crimen de Chicago costó la vida de muchos trabajadores y dirigentes sindicales; no existe un número exacto, pero fueron miles los despedidos, detenidos, procesados, heridos de bala o torturados. La mayoría eran inmigrantes: italianos, españoles, alemanes, rusos, irlandeses, judíos, polacos y eslavos.

A fines de mayo de 1886 varios sectores patronales accedieron a otorgar la jornada de 8 horas a varios centenares de miles de obreros. El éxito fue tal, que la Federacion de Gremios y Uniones Organizadas expresó su júbilo con estas palabras: «Jamás en la historia de este país ha habido un levantamiento tan general entre las masas industriales. El deseo de una disminución de la jornada de trabajo ha impulsado a millones de trabajadores a afiliarse a las organizaciones existentes, cuando hasta ahora habían permanecido indiferentes a la agitación sindical».

Cuarenta años después, serían condenados otros dos inmigrantes: los italianos Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, a quienes se les llamó los Mártires de Boston.

En 1954 el papa católico Pío XII apoyó tácitamente esta jornada de memoria colectiva al declararla como festividad de San José Obrero.

A lo largo del siglo XX, los progresos laborales se fueron acrecentando con leyes para los trabajadores, para otorgarles derechos de respeto, retribución y amparo social. En la última década del siglo esos progresos retrocedieron bajo la influjo del neoliberalismo.

En la actualidad, todos los países democráticos rememoran el 1º de mayo como el origen de movimiento obrero moderno. Estados Unidos es el único país importante del mundo que no lo recuerda: al día de hoy no hay ninguna placa ni monumento recordatorio en el parque Haymarket Square de Chicago.




Extraído de
http://www.me.gov.ar/efeme/diatrabajo/primero.html
http://www.adef.org.ar
http://catedras.fsoc.uba.ar/rubinich/biblioteca/web/a1mayo.html

Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_Internacional_del_Trabajo"
Febrero, Jueves 10, 2005

AMÉRICA LATINA:
Por nuevas reglas económicas -
Plantean crear agenda social para implementar propuestas discutidas en Foro Social Mundial.


FUENTE:
Noticias Aliadas Mail
Noticias Aliadas www.noticiasaliadas.org
Información desde América Latina y el Caribe

Por: Felipe Celesia desde Porto Alegre, Brasil

La quinta edición del Foro Social Mundial (FSM) propuso condonar la deuda de los países más pobres del mundo, aplicar un impuesto a las transacciones financieras y consensuar una "agenda social" para los próximos cinco años que revierta la situación de pobreza y marginalidad de vastos sectores de la población mundial.

El encuentro de organizaciones sociales y no gubernamentales presentó el documento titulado "Manifiesto de Porto Alegre - Doce Propuestas para Otro Mundo Posible", firmado por 19 personalidades vinculadas al Foro -entre ellos los premios Nobel José Saramago, de Portugal, y el argentino Adolfo Pérez Esquivel- que en su primer punto señala la necesidad de "anular la deuda pública" de los países del sur.

"La deuda ya ha sido pagada varias veces y constituye para los estados acreedores, los establecimientos financieros y las instituciones financieras internacionales, la mejor manera de someter a la mayor parte de la humanidad a su tutela y mantenerla en la miseria", criticó el documento.

Agenda social

Diversas personalidades presentes en el FSM, se pronunciaron a favor de instalar una agenda social para aplicar las propuestas discutidas en el Foro.

En ese sentido se pronunció el politólogo argentino y miembro del comité organizador del FSM, Atilio Borón, para quien "el déficit fundamental es que el Foro todavía no ha asumido su condición política: todavía hay una división muy grande entre quienes ven el Foro como un espacio de discusión y nada más, y quienes como yo vemos que el Foro es una organización política, un instrumento político y una herramienta de lucha contra la globalización neoliberal que tiene que reconocerse como tal y organizarse".

"El Foro debe avanzar en su proceso de institucionalización y tiene que darse una estructura más democrática porque todavía está dirigido por un consejo internacional que no representa la diversidad del encuentro pero eso va a ir revirtiéndose" evaluó Borón, quien es además director del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).

El poder como vehículo de los cambios fue uno de los temas centrales del FSM. Los historiadores y teóricos de la nueva izquierda mundial Michael Hardt, John Holloway y Teivo Teivainen, discutieron en el marco del Foro el concepto de poder y si los movimientos que se oponen al neoliberalismo deben tomarlo o transformarlo, recreando así una discusión clásica de la ciencia política.

No al capitalismo

Holloway, filósofo escocés marxista y autor del libro Cambiar el mundo sin tomar el poder, comenzó su exposición señalando que "todos los que estamos aquí estamos para decir No: No a la guerra, no a la destrucción del medio ambiente y no al capitalismo, entre otros muchos No". "Es cierto que son No muy diversos pero tienen algo en común: un fuerte impulso hacia la autodeterminación, a negarse a que el capitalismo maneje nuestra vida a través de los mercados, su policía y su sistema", refirió Holloway, docente en la Universidad Autónoma de Puebla, en México.

"El capitalismo puede compararse con una casa llena de grietas que son nuestros No cotidianos y el proyecto es expandir esas grietas hasta que la construcción se derrumbe porque si tomamos la cocina, como proponen algunos, cambiamos la dieta pero la estructura sigue en pie".

Holloway advirtió, tras sintetizar su postura de derruir el poder sin conquistarlo, que "debemos aprender de los zapatistas que dicen 'somos gente común, es decir, rebeldes' porque si no entendemos que la rebeldía es una práctica cotidiana de miles de personas en todo el mundo, estaremos creando una elite".

Autonomía más colaboración

A su turno, Hardt -literato estadunidense, coautor junto con el filósofo italiano Antonio Negri de Imperio, un análisis del sistema actual de dominación capitalista-, propuso la "abolición del Estado", también en una línea de "contrapoder", porque "no queremos el Estado y por tanto no queremos el poder".

No obstante aclaró que "el concepto de poder único no es suficiente porque puede constituirse un poder con otra organización social, así que de este modo creo que a los No de John [Holloway] debemos agregar algunos Sí muy importantes".

Hardt, profesor de la cátedra de Literatura Comparada de la Universidad de Duke, abogó por el "sí a la construcción de la multitud, un concepto que podemos entender como autonomía más colaboración".

El politólogo finlandés Teivo Teivainen, catedrático de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en Lima, Perú, cruzó la tesis de sus colegas cuando sostuvo que "no se puede cambiar el mundo sin tomar el poder y creo que las tesis sobre el contrapoder despolitizan a las organizaciones cuando precisamente lo que necesitamos es un alto grado de politización".

"No necesitamos un proyecto contra la globalización sino un proyecto de alter globalización que supere el sistema capitalista y para eso hay que poner énfasis en la lucha contra la deuda externa de las economías del tercer mundo", alentó Teivainen.


--------------------------------------------

Porto Alegre, 29 de enero del 2005

MANIFIESTO DE PORTO ALEGRE

DOCE PROPUESTAS PARA OTRO MUNDO POSIBLE

Fuente: www.ipsterraviva.net 30/01/2005


Desde el primer Foro Social Mundial realizado en Porto Alegre en enero de 2001, el fenómeno de los foros sociales se ha extendido a todos los continentes, incluso a niveles nacional y local.

El Foro ha favorecido la emergencia de un espacio público planetario de la ciudadanía y de sus luchas, así como la elaboración de propuestas de políticas alternativas a la tiranía de la globalización neoliberal impulsada por los mercados financieros y las transnacionales, cuyo brazo armado es el poder imperial de los Estados Unidos. Por su diversidad, así como por la solidaridad entre los actores y los movimientos sociales que lo componen, el movimiento altermundialista se ha transformado en una fuerza que ya es tenida muy cuenta en todo el planeta. Entre las innumerables propuestas que han salido de los foros, un gran número de ellas cuenta sin duda son un amplio apoyo en el seno de los movimientos sociales. Los firmantes del Manifiesto de Porto Alegre, que nos expresamos a título estrictamente personal y que no pretendemos, en ningún caso, hablar a nombre del Foro, hemos identificado doce de esas propuestas, que en conjunto dan sentido a la construcción de otro mundo posible. Si fuesen aplicadas, permitirían que la ciudadanía comenzara por fin a reapropiarse de su futuro. Sometemos estos puntos fundamentales a la apreciación de los actores y movimientos sociales de todos los países. Son ellos los que, a todos los niveles –mundial, continental, nacional y local- podrán llevar adelante los combates necesarios para que se transformen en realidad. No nos hacemos ninguna ilusión sobre la real voluntad de los gobiernos y de las instituciones internacionales de que apliquen espontáneamente estas propuestas.

Otro Mundo Posible debe respetar el derecho a la vida de todos los seres humanos, mediante nuevas reglas económicas. Por lo tanto, es necesario:

1) Anular la deuda pública de los países del Sur, que ya ha sido pagada varias veces y que constituye, para los Estados acreedores, los establecimientos financieros y las instituciones financieras internacionales, la mejor manera de someter a la mayor parte de la humanidad a su tutela y mantenerla en la miseria

2) Aplicar tasas internacionales a las transacciones financieras (especialmente la tasa Tobin a las transaccionesespeculativas de divisas), a las inversiones directas en el extranjero, a los beneficios consolidados de las transnacionales, a la venta de armas y a las actividades que emiten de forma sustantiva gases que producen el efecto invernadero.

3) Desmantelar progresivamente todas las formas de paraísos fiscales, jurídicos y bancarios que no son más que refugios de la criminalidad organizada, la corrupción, y todo tipo de tráficos, fraudes y evasiones fiscales, operaciones delictivas de grandes empresas e incluso de gobiernos.

4) Cada habitante del planeta debe tener derecho a un empleo, a la protección social y la jubilación respetando la igualdad entre hombres y mujeres, siendo esto un imperativo de políticas públicas nacionales e internacionales.

5) Promover todas las formas de comercio justo rechazando las reglas librecambistas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y poniendo en ejecución mecanismos que permitan, en los procesos de producción de bienes y servicios, dirigirse progresivamente hacia una nivelación por lo alto de las normas sociales (tal como están consignadas en las convenciones de la Organización Internacional del Trabajo, OIT) y ambientales. Excluir totalmente la educación, la salud, los servicios sociales y la cultura del terreno de aplicación del Acuerdo General Sobre el Comercio y los Servicios (AGCS) de la OMC. La convención sobre la diversidad cultural, que actualmente se negocia en la UNESCO, debe hacer prevalecer explícitamente el derecho a la cultura sobre el derecho al comercio.

6) Garantizar el derecho a la soberanía alimenticia y seguridad de cada país mediante la promoción de la agricultura campesina. Esto supone la supresión total de las subvenciones a la exportación de los productos agrícolas, en primer lugar por Estados Unidos y la Unión Europea, y la posibilidad de aplicar impuestos a las importaciones para impedir las prácticas de dumping. De la misma manera cada país o conjunto de países debe poder decidir soberanamente prohibir la producción y la importación de organismos genéticamente modificados destinados a la alimentación.

7) Prohibir todo tipo de patentamiento del conocimiento y de los seres vivos (tanto humanos, como animales o vegetales), del mismo modo que toda privatización de los bienes comunes de la humanidad, en particular el agua.

B) Otro Mundo Posible debe alentar la vida en común en paz y con justicia, a escala de toda la humanidad. Por lo tanto, es necesario:

8) Luchar, en primer lugar, por las diferentes políticas públicas contra toda discriminación, sexismo, xenofobia, antisemitismo y racismo. Reconocer plenamente los derechos políticos, culturales y económicos (incluyendo el dominio de los recursos naturales), de los pueblos indígenas.

9) Tomar medidas urgentes para poner fin a la destrucción del medio ambiente y a la amenaza de cambios climáticos graves debidos al efecto invernadero, resultado además en primer lugar de la proliferación del transporte individual y del uso excesivo de energías no renovables. Comenzar a ejecutar otro modelo de desarrollo fundado en la sobriedad energética y en el control democrático de los recursos naturales, en particular el agua potable, a escala de todo el planeta.

10) Exigir el desmantelamiento de las bases militares extranjeras y sus tropas en todos los países, salvo que actuén bajo mandato expreso de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

C) Otro Mundo Posible debe promover la democracia desde el plano vecinal al planetario. Por lo tanto, es necesario:

11) Garantizar el derecho a la información y el derecho a informar de los ciudadanos mediante legislaciones que: a) pongan fin a la concentración de medios en grupos de comunicación gigantes; b) garanticen la autonomía de los periodistas ante los accionistas y; c) favorecer a la prensa sin fines de lucro, en particular a los medios alternativos y comunitarios. El respeto de estos derechos implica contrapoderes ciudadanos, en particular en forma de observatorios nacionales e internacionales de medios de comunicación.

12) Reformar y democratizar en profundidad las organizaciones internacionales, entre ellas la ONU, haciendo prevalecer en ellas los derechos humanos, económicos, sociales y culturales, en concordancia con la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Esto implica la incorporación del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional y de la OMC al sistema y mecanismos de decisión de Naciones Unidas. En caso de persistir las violaciones de la legalidad internacional por parte de los Estados Unidos, transferir la sede de la ONU fuera de Nueva York y hacía otro país, preferentemente del Sur.







imagen
Politica Internacional

ENTREVISTA A LUIZ INACIO LULA DA SILVA, PRESIDENTE DE BRASIL
"Hasta hoy tuvimos un éxito relativo" Lula da Silva, fundador del legendario Partido de los Trabajadores de Brasil, cuya administración ha recibido reveses por la política económica que sigue a rajatabla los compromisos con organismos internacionales de crédito. Aquí, balance y expectativas.
Lula da Silva, presidente de Brasil.


Por Francesc Relea *
Desde Brasilia

Brasil se ve distinto con ojos de sindicalista que con ojos de presidente. Luiz Inácio Lula da Silva es el único brasileño que ha tenido las dos miradas.
El antiguo obrero metalúrgico y fundador del Partido de los Trabajadores (PT), el mayor partido de izquierda de América latina, ha descubierto en unos cuantos meses las enormes dificultades de gobernar y la distancia abismal entre las promesas electorales y el ejercicio del poder. De 58 años, autodidacta, ha hecho una cura acelerada de pragmatismo que transmite en grandes dosis en esta entrevista. El presidente, con traje color beige, recibe a este diario en el despacho oficial en el palacio de Planalto, que combina luminosidad con una vista espectacular de la laguna artificial Paranuá. Lula da muestras de su sentido del humor y transmite calidez, optimismo, tranquilidad y convencimiento de que cumplirá lo prometido. "Me quedan otros dos años y medio, trabajo en la elaboración del segundo presupuesto, el primero totalmente mío, y la tendencia natural es que cada año las cosas mejoren, y mucho."
-Su llegada al gobierno despertó la esperanza de millones de desamparados, no sólo en Brasil, sino en toda América latina. ¿Siente que en alguna medida ha satisfecho esta esperanza?
-No hemos tenido tiempo para eso. Estoy convencido de la expectativa que creamos en la sociedad brasileña y de los compromisos históricos con los más pobres. Al mismo tiempo, soy consciente de la realidad que encontré al llegar al gobierno. Sólo podré llevar a cabo mi proyecto con una economía en crecimiento y el dinero para hacer las inversiones necesarias. En nuestro primer año hemos procurado dar estabilidad a la economía para poder invertir más en el futuro.
Estoy tranquilo. Cumpliré los compromisos que asumí, pero todavía no hemos conseguido hacer mucho de lo que pretendemos lograr en distribución de renta. No repararemos en cuatro años los errores de 500 años en Brasil.
-¿Cuál ha sido la sorpresa más desagradable que encontró al llegar al gobierno?
-Conocía bastante bien la realidad brasileña, pero no tenía noción del desastre administrativo. La máquina pública estaba totalmente desestructurada.
La segunda decepción fue la situación económica, más grave de lo que imaginaba.
Brasil tiene una acumulación histórica de deudas sociales y todo precisa ser reconstruido. Desde las fuerzas armadas hasta ministerios de planificación o empresas de procesamiento. Además, el gobierno anterior dejó muchas deudas.
Recortamos el presupuesto en 14.000 millones de reales, casi 5000 millones de dólares. Siempre trabajé con optimismo porque tengo la siguiente premisa: si Brasil estuviera en buen estado, yo no habría ganado las elecciones. Gané porque Brasil estaba en una situación tan delicada que el pueblo entendió que yo podría reparar lo que otros no lograron.
-¿Cuál es el balance de su primer año y medio de gestión?
-Decidimos hacer lo que debíamos y creo que hasta ahora hemos tenido un éxito relativo. No hemos avanzado tan rápido como me hubiera gustado, pero por primera vez tenemos un crecimiento económico sostenible con una estabilidad económica razonable. Nuestro plan es en primer lugar seriedad, gastar lo que tenemos en las áreas que consideramos prioritarias, y cumplir los compromisos que Brasil adquirió en el pasado, porque eso es lo que nos da credibilidad.
Hemos liberado más dinero que en cualquier época de Brasil para la agricultura familiar. Hemos firmado acuerdos con trabajadores y banqueros para que aquéllos puedan acceder a préstamos a intereses más bajos que se descuentan de su salario. Hemos asumido un compromiso con los sin tierra de asentar a 480.000 familias hasta final de nuestro gobierno y regularizar títulos de propiedad de 130.000 familias.
-Pero ahora lo aplauden más los mercados financieros que los sectores populares que lo votaron.
-Tenemos la decisión de honrar los compromisos adquiridos. El año pasado tuvimos que pagar 140.000 millones de reales (47.900 millones de dólares) en intereses de deuda. Logramos un superávit fiscal del 4,25 por ciento del PBI y con ello sólo conseguimos pagar 62.000 millones de reales; el resto tuvimos que reprogramarlo. Es decir, el superávit no alcanza para pagar los enormes intereses. ¿Por qué estos intereses monstruosos? Porque el 70 por ciento de nuestra deuda es con pequeños inversores brasileños. Si no asumiera el compromiso de cumplir con el pago de estos intereses, no estimularía a extranjeros y brasileños a invertir en nuestro país.
-La lucha contra el hambre ha estado presente en toda su vida. ¿Ha dado resultados la campaña Hambre Cero?
-Tengo el compromiso de que los proyectos Hambre Cero y Bolsa Familia beneficien en 2006 a 11 millones de familias, lo que significa atender a 44 millones de personas. Es perfectamente posible. Ahora atendemos a cuatro millones y en diciembre llegaremos a los seis millones y medio. Cumpliré el compromiso de que los brasileños desayunen, almuercen y cenen todos los días.
Pero esta política de subsidios no es un fin en sí mismo; es una política de emergencia. Queremos crear las condiciones para que la economía se fortalezca y permita generar empleo. No queremos altibajos en el crecimiento, que un año crezca el 4 por ciento y el siguiente caiga en recesión. Prefiero crecer un 3 por ciento anual de manera sostenida que esas oscilaciones. Podremos llegar al 4 por ciento y superar esta cifra a partir del año próximo.
-¿Se puede ganar la batalla contra el hambre?
-Estoy convocando para el 20 de septiembre a todos los jefes de Estado para discutir la creación de un fondo contra el hambre en el mundo.
-Hacer las cosas con tranquilidad, ¿no le está costando una pérdida de popularidad que, según las encuestas, ha caído 20 puntos?
-Mi cabeza no funciona por una cuestión de popularidad. Si cuando me acuesto tengo la conciencia tranquila de que estoy haciendo lo que conviene, estoy satisfecho. Uno de los grandes defectos en Brasil, incluso en el período de 1930 a 1980, cuando la economía creció a índices del 7 por ciento anual, es que no conseguimos pensar en el país a 30 años vista. Sólo pensamos en Brasil cuando llega la campaña electoral. Así no puede haber ninguna política consistente, porque sólo se trabaja para el mandato y el gobierno propio, pensando en las elecciones y no en el pueblo. Hay que pensar en el Brasil de los próximos 15 o 20 años y crear una base sólida para los gobiernos que vengan en el futuro.
-De las reformas impulsadas por su gobierno, ¿cuál le dio mayores dolores de cabeza?
-La de la seguridad social. Tuve que discutir con mis amigos sindicalistas, pero la gente tiene que entender que alguna vez hay que reformarla. Es una realidad en todo el mundo, porque la perspectiva de vida es mayor. En Brasil la longevidad media es de 71 años. Cuando se creó la seguridad social, era de poco más de 50. La nueva realidad reclamaba un ajuste en las prestaciones. Los que se benefician de la seguridad social no quieren cambios, pero yo no pienso sólo en ellos, sino en nuestros hijos y en nuestros nietos. Si no ajustamos lo que tenemos ahora, ellos no tendrán acceso a nada.
-¿Es democrático expulsar del partido a quienes no aceptan la línea oficial, como ha ocurrido con los cuatro congresistas del PT que se opusieron a la reforma de la seguridad social y tributaria?
-Si usted decide entrar en un partido tiene que aceptar las reglas. La democracia no significa que el poder de la minoría prevalece sobre los intereses de la mayoría. La democracia implica garantizar el debate de todos los sectores, pero cuando se vota una decisión, todos tienen queacatarla. Si una persona no está de acuerdo y no se quiere someter a ninguna decisión de las instancias del partido, es saludable que salga. En Brasil, para ser elegido en un estado como San Pablo, se necesita un mínimo de 300.000 votos. Nadie que vaya por la libre consigue esta cifra. Ningún diputado puede decir que es dueño de sus votos porque no fue elegido solo. Debe los votos al partido. Esto es democracia.
-La oposición presenta las municipales de octubre como el primer examen de su gestión. Si el PT pierde la alcaldía de San Pablo, la más importante del país, ¿asumirá usted el resultado como una derrota personal?
-No hay relación directa. Cuando los ciudadanos votan a un alcalde, lo hacen por quien creen que asume el mejor compromiso con su ciudad, no por cuestiones nacionales, sino por las locales.
-Pero el PT se empleará a fondo para respaldar la candidatura de Marta
Suplicy a la reelección.
-Probablemente, yo no participaré en la campaña porque formo parte de una coalición de partidos que tienen sus candidatos en los distintos municipios. No debo participar en una campaña que vaya en contra de quienes me apoyan en la coalición. Ciertamente, el PT tiene gente muy buena que sin duda intervendrá activamente en la campaña.
-¿Está satisfecho de cómo funciona la coalición gubernamental a pesar de que uno de sus integrantes, el PMDB, actúa cada vez más por su cuenta, como se ha comprobado en la reciente votación del salario mínimo en el Senado que el Ejecutivo perdió?
-No conozco en el mundo a nadie que integre una alianza política y que no tenga sistemáticamente problemas. Creo que la base aliada que sostiene al gobierno ha hecho contribuciones enormes para el país y para el gobierno. Hay que dialogar mucho. Eso es hacer política.
-¿Es una alianza sólida?
-Hasta ahora ha sido sólida. En los asuntos más difíciles votó de manera coordinada.
-¿Brasil aspira al papel de líder de América latina?
-El liderazgo no se produce por sí solo, sino en función de la capacidad de trabajo. Yo ya estoy muy contento con ser líder de Brasil. Lo que me gustaría para América del Sur es poner en pie una política basada en una relación de confianza entre países y gobernantes. Estamos viviendo una etapa excepcional en nuestra relación con Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Colombia, Perú,
Venezuela... Tratamos de demostrar que, o nos juntamos y establecemos políticas de complementariedad y hacemos acuerdos entre nosotros, construimos un mínimo de infraestructura necesaria para nuestro crecimiento, o no dejaremos de ser países en vías de desarrollo.
-¿Cómo contempla la relación con potencias comerciales como EE.UU. y la Unión Europea?
-El 26 por ciento del comercio exterior de Brasil es con Estados Unidos. Otro 26 por ciento es con la Unión Europea. En la medida que un país tiene una relación comercial muy fuerte, disminuye el campo de acción y la posibilidad de ampliación. No tenemos la igualdad tecnológica ni el nivel de la UE. ¿Tenemos que pasarnos la vida suplicando a los europeos que reduzcan los subsidios a su agricultura? No. Tenemos que buscar otros socios similares a nosotros y que puedan tener una política de complementariedad. Por ejemplo, China tiene una buena política de lanzamiento de satélites y Brasil construye buenos aviones.
Podemos intercambiar tecnología. ¿Qué políticas complementarias pueden tener Brasil y Argentina? ¿Y Brasil y Africa del Sur?
-¿Cuál es la apuesta de su gobierno en las relaciones comerciales internacionales?
-La novedad es establecer complementariedad entre naciones en desarrollo.
Hemos creado el G-20, que es un bloque capaz de llegar a la Organización Mundial de Comercio (OMC) con más fuerza. Cuando propongo crear una nuevageografía comercial en el mundo es porque tenemos que aprovechar el potencial de otros países. De lo contrario, todos somos dependientes de Estados Unidos y de la UE.
Quiero una relación de paz y amor con Estados Unidos y la UE, pero quiero defender para mí lo que defienden para ellos. No me puedo conformar con ser pobre. Tengo que luchar para salir de esa situación. Por eso tenemos que ser osados en política internacional.
-¿La dimisión forzada de varios presidentes latinoamericanos en los últimos tiempos muestra que la consolidación de la democracia en la región está lejos de ser una realidad?
-Creo que la democracia se está consolidando rápidamente en América latina. Hay que entender que, hace 20 años, en muchos países de la región mucha gente creía que la única salida era la revolución, la lucha armada. Hoy todos estos grupos están disputando elecciones democráticas. Ha habido un avance general. América del Sur nunca había tenido un auge democrático tan grande como el actual, con el pueblo eligiendo a gobernantes progresistas y con más compromiso social.

* De El País de Madrid..
 
imagen
Venezuela: desestabilización financiada

Con el pretexto de impulsar la democracia en América Latina, instituciones estadounidenses de tendencia derechista han estado financiando a grupos latinoamericanos afines a los proyectos del gobierno de Bush, entre los que se cuentan organizaciones anticastristas radicales, grupos conservadores católicos, incluyendo los de corte provida, así como organizaciones empresariales.

Entre esas financiadoras estadounidenses se cuenta la Nacional Endowment for Democracy (NED), o Fondo Nacional para la Democracia, que recibe dinero del Congreso de Estados Unidos y del Departamento de Estado, con los que apoya a organizaciones extranjeras afines a los intereses de Estados Unidos y a otras instituciones, así como el IRI, Instituto Republicano Internacional, vinculado a dicho partido, y que a su vez recibe apoyo del FND.

Dependiendo de las condiciones de cada país, los financiamientos de esas instituciones ligadas a la derecha estadounidense buscan desde apuntalar el triunfo de un partido conservador, como lo hicieron en México, en las elecciones del 2000 al apoyar la supuesta observación electoral realizada por grupos como la Asociación Nacional Cívica Femenina, Ancifem, simpatizante del derechista partido Acción Nacional, hasta promover la desestabilización de gobiernos como
los de Fidel Castro o de Hugo Chávez, quien ha denunciado que entre otras la organización opositora Súmate, promotora del referéndum contra su gobierno, es financiada por el gobierno de los Estados Unidos, para lo cual mostró documentos que indican que el Departamento de Estado de los Estados Unidos, aportó 83 mil 400 dólares a esa organización a través del Fondo Nacional para la Democracia, para ser aplicado en el periodo del 12 de septiembre de 2003 al 30 de septiembre de 2004.

Cabe destacar que como muestran las experiencias internacionales y los propios intereses de los beneficiarios del FND y del IRI, sus beneficiarios no buscan en realidad hacer más limpio el juego democrático sino hacer prevalecer a toda costa las opciones derechistas y empresariales en los distintos países, por lo cual es previsible que los grupos antichavistas traten de orquestar un fraude en el referéndum, siguiendo el mismo camino que llevó a Bush a la presidencia. Asimismo, las organizaciones beneficiarias del dinero republicano pueden adoptar un papel tan agresivo y desestabilizador que obliguen a los gobiernos a tomar medidas contra ellas, lo cual a su vez les servirá para presentarse con el ropaje de víctimas de una “tiranía”.

Súmate tiene a Alejandro Plaz Castillo y a María Corina Machado, como presidente y vicepresidente respectivamente, y el proyecto será manejado por Luis Enrique Palacios, Roberto Abdul Gidí, Ricardo Sánchez y Carla Puma de Palacios.

Además de ser directivo de Súmate, Plaz Castillo liderea en América Latina a McKinsey & Company, la empresa contratada para formular el plan de negocios que lleva a cabo actualmente Pdvsa.

Por su parte, María Corina Machado es hija de Henrique Machado Zuloaga, propietario de Sivensa, empresa en la cual Corina comparte responsabilidades con el golpista Pedro Carmona. (Miguel Salazar “Las Verdades de Miguel” Semanario
Quinto Día No. 372 – 19 de diciembre de 2003).

En abril de 2004 se dio a conocer (www.aporrea.org) que el FND ha beneficiado a otros grupos antichavistas con notoria participación en el golpe de estado de abril del 2002. Entre ellos, además de Súmate, se cuentan CEDICE, Centro de Divulgación del Conocimiento Económico, dirigido por Rocio Guijarra y Primera Justicia, de Leopoldo López y Leopoldo Martínez (quien fue nombrado Ministro de Finanzas del gobierno de facto), grupo que recibe también entrenamiento y apoyo del Instituto Republicano Internacional, IRI.

Asimismo, han recibido apoyo del FND Maxim Ross y Domingo Alberto Rangel, miembros principales del comité de un gran proyecto del Centro Internacional para la Empresa Privada, CIPE, junto con CEDICE llamado "La Conciencia para crear una Agenda Nacional".

CIPE-CEDICE, a los que el FND ha aportado más de 80 mil dólares, colaboran directamente con FEDECAMARAS, la organización empresarial cuyo presidente Pedro Carmona encabezó el golpe contra Chávez.

La Asociación Civil Asamblea de Educación recibió en 2001, 55 mil dólares para “promover la educación democrática”, fondos que en buena medida fueron empleados para financiar marchas y campañas de propaganda contra Chávez. En octubre de 2002, FND le otorgó otros 57 mil dólares que se han usado para reforzar las acciones tendientes a lograr la salida de Chávez del gobierno. El director de la Asamblea de Educación, Leonardo Carvajal, fue nombrado Ministro de Educación por el gobierno golpista y también firmó un documento de Sociedad Civil reconociendo la legitimidad del gobierno de facto el día 12 de abril de 2002. No se sabe en realidad de actividades propiamente educativas de ese grupo, que ha seguido recibiendo dinero del FND durante el año 2003, junto con un salario personal como parte del financiamiento.

El director de la Asociación Civil Liderazgo y Visión, Oscar García Mendoza, otro beneficiario del FND, fue el autor de dos comunicaciones que no sólo reconocían la legitimidad del gobierno de Carmona, sino también celebraba su llegada al poder. Esta organización continúa recibiendo donaciones del FND que promueve la disidencia también en el sector castrense y policiaco.

Así, la Asociación Comprensión Civil de Venezuela tiene el objetivo de influir a las fuerzas militares para instigar la rebelión. ACCV recibió 57,820 dólares del FND en 2001 y 2002. Por su parte, la Asociación Civil Liderazgo y Visión, que actúa en las filas de la policía de Caracas, recibió del FND 42,207 dólares en septiembre de 2003.

Cabe añadir que en abril de 2002 el Instituto Republicano Internacional emitió una declaración apoyando el golpe de estado contra el presidente Chávez, en la que admiten su posición estratégica como vinculo entre los partidos políticos venezolanos y la sociedad civil para "forjar un nuevo futuro democrático". El
IRI recibe unos 300 mil dólares anuales por su trabajo en Venezuela, sino también continúan trabajando directamente con el partido político Primera Justicia.

Obviamente, si grupos como los que se han mencionado fueran verdaderamente partidarios de la democracia no habrían apoyado un golpe de Estado como primera vía para desalojar a Chávez del poder.
imagen
Escríbeme
Para más información