Ideologias, Partidos Políticos y Sindicalismo
     
Imagen
 
Forodeslinde | Partido Aprista Peruano | Política Internacional | Actualidad | GENERACION DESLINDE | Juventudes, Movimientos Sociales y Discapacitados | Ideologias, Partidos Políticos y Sindicalismo | Descentralizacion (página en construcción) | Poesía y Educación | Economía y PYMES | Correspondencia | Turismo , Servicios y Actividades | Humor | Salud y Medio Ambiente | Cultura, Ciencia y Tecnologia
 
Ideologias, Partidos Políticos y Sindicalismo

   
 
LA CRISIS DE LA DEMOCRACIA INTERNA EN LOS PARTIDOS POLITICOS NO ES GARANTIA PARA EL SOSTENIMIENTO DEL SISTEMA DEMOCRATICO

Por: VICTOR RAUL BERNUY NEIRA

En un balance de la democracia en nuestro país y del por qué no se consolida en los últimos 25 años, escasamente se tiene en cuenta una evaluación profunda de la democracia interna de los Partidos Políticos y la crisis de institucionalidad democrática que viven. Problemática recientemente estudiada, y raramente tratada en los Partidos con la seriedad y responsabilidad del caso. Pero tema de constante preocupación en las democracias más avanzadas del mundo desde hace mucho tiempo atrás.

En el 2001, la democracia se reinstaura en el Perú, debido a la tenaz lucha de la ciudadanía democrática para desterrar definitivamente las dictaduras en nuestro país. El desafió del siglo XXI para los Indo americanos es preservar el sistema democrático sin interrupciones que cancele el sistema dictatorial con el cual alternó en el siglo pasado de manera pendular. Sistema que quedará consolidado si lo mantenemos ininterrumpidamente, cuando menos, a partir de una generación en adelante.

Con el proceso de reinstauración democrática, paralelamente se reconstituyen los Partidos Políticos que la dictadura de Fujimori pretendió liquidar, al igual que otros dictadores del pasado. No obstante, no llegaron a destruirlos del todo pero sí los debilitaron considerablemente. Resulta entonces de vital importancia, al iniciarse el proceso restaurador del sistema democrático y Partidos Políticos, la tarea de fortalecerlo para así garantizarlo, y que empieza por fortalecer la propia democracia interna de la organización partidaria.

Un instrumento reciente y muy al alcance de la ciudadanía para evaluar a los partidos políticos y al sistema democrático son las encuestas. Deja de lado a las manifestaciones ciudadanas en plazas y calles como principal medio de medición de las adhesiones o rechazos a sus políticos y gobernantes, como también al sistema político imperante. En todo caso, las encuestas explican el comportamiento que se expresa en este tipo de movilizaciones en la ciudad y en el campo.

Las encuestas muestran una constante opinión desfavorable por parte de la ciudadanía hacia las organizaciones partidarias y hacia el propio sistema democrático, incluso desde el mismísimo 2001 en que se reinicia la democracia propiamente dicha con la elección del presidente Toledo. Obviamente debido a las pésimas relaciones entre los integrantes del partido de gobierno y la ciudadanía. Suficiente con ver las encuestas al respecto de la Universidad de Lima, de CPI, DATUM, APOYO, IDICE, entre otras, y las de Transparencia Internacional y sus sucursales en todo el mundo.

Indicadores negativos de estas encuestadoras hacia los partidos que posiblemente pueden ser imperfectas y hasta manipuladas como señalan los líderes y dirigentes de las organizaciones partidarias en su defensa. Sin embargo, estos datos que son continuos, muestran la incapacidad y pésima gestión de los líderes y dirigentes partidarios para revertir esta percepción desfavorable por parte de la ciudadanía y convertirla en favorable y continua. Deviene en continua opinión desfavorable en tanto que la ciudadanía percibe que el sistema y la clase dirigente no les hace guardar las esperanzas de que en un futuro materialicen sus expectativas de bienestar y menos la solución a sus problemas, sino todo lo contrario.

Este panorama que vive el sistema democrático peruano, como comentan analistas y estudiosos, hacen ver lo inestable que es y que viva en permanente peligro de ser interrumpido. Una última encuesta señala que 70% de los encuestados piensan que el Perú puede terminar como Bolivia o Ecuador, en los cuales sus presidentes no han terminado sus mandatos por que han sido defenestrados del gobierno por revueltas populares, como es el caso de Lucio Gutierrez, de Ecuador, y Luis Sanchez de Lozada, de Bolivia.

La debilidad radica en la gran desconfianza y mala opinión que tiene la ciudadanía de las organizaciones partidarias, que no solo observa el pésimo comportamiento de los cuadros políticos que ofrece y exhibe el partido, sino también las equivocadas decisiones que la organización toma respecto a tal o cual problemática de la población. Ello hace que sus relaciones con la ciudadanía no sean nada armoniosas y aceptables en términos generales y continuos. Por más que ciertos líderes y dirigentes se preocupen por buscar acciones que causen buen efecto a fin de reconciliarse con la mayoría de los ciudadanos que causan opiniones favorables que al final les resultan pasajeras.

Sostenemos que la desconfianza ciudadana hacia estos dirigentes y líderes no son producto de una institucionalidad democrática sólida en sus propios predios partidarios. Es decir que hayan sido elegidos producto de la aplicación continua de mecanismos incuestionables y transparentes de elección interna, sino todo lo contrario. En más de una oportunidad se ha sabido, por parte de los medios de comunicación, de los terribles conflictos internos entre los afiliados de la organización partidaria debido a procesos eleccionarios cuestionados y nada transparentes. Esto ocurre en casi todas las organizaciones partidarias de nuestro país que muchas veces hace que sus militantes abandonen la organización. Hechos que frecuentemente sus altos dirigentes y líderes negocian con los mismos medios para que estos no salgan a la luz o no sigan saliendo.

De allí que no sea lo mejor en cuanto a número y calidad de dirigentes o candidatos que exhiba y ofrezca el partido, por ello la gestión de estos cuando son elegidos sea mala, insuficiente, mediocre, altamente cuestionada y rechazada por los ciudadanos, incluso por sus propios afiliados. Es común que los ciudadanos acusen a los dirigentes y líderes partidarios de corruptos y de practicar maniobras para no solucionar sus problemas, cuando no el de reclamarles la devolución su voto. Genere rebeldías y desobediencia ciudadanas, haciendo caótico el sistema democrático e ingobernable la nación. El ciudadano se harta del sistema y llevarlo a defenestrar a los gobernantes antes de terminar sus mandatos y con ello el sistema democrático.

El hartazgo hacia el sistema democrático y sus componentes, entre ellos los partidos políticos, se traduce en el añoro de las dictaduras por parte de la ciudadanía con escasa afirmación democrática y que es la gran mayoría del Perú. Y esto empieza, en nuestra opinión, cuando a través de las encuestas se obtiene que las preferencias por la ciudadanía sean por los gobernantes que solucionen sus problemas urgentes, sin que les importen como es que hayan llegado al gobierno. Incluso hasta elevar sus preferencias en las encuestas por dictadores y personajes cuyas prácticas estuvieron reñidas con la democracia.

Debilidades que originan la aparición o reaparición peligrosa de aquellos sectores que no creen en la democracia y que se hacen llamar “independientes”. Abiertamente propugnan y enarbolan la prescindencia de los partidos, buscando descalificarlos por todos los medios, explotando sus debilidades o resaltando la corrupción en los que hayan involucrados sus dirigente y lideres. Y son precisamente estos movimientos llamados “independientes” que usando los mecanismos democráticos para llegar al poder, los que han demostrado su incapacidad para gobernar la nación dentro del sistema democrático y afectos a la corrupción en mayor grado la cual acusan a los partidos políticos, terminando por convertirse en dictaduras de nuevo cuño o pseudo democracia.

Ahora bien, concluimos diciendo de que, en la medida que los partidos políticos de democráticos, superen su crisis o reduzcan su déficit de democracia interna, destierren los fraudes dentro de sus propias instituciones, las practicas de órganos electorales internos parcializados, normas electorales internas contradictorias que no se cumplen y se atropellan; y que en lugar de ello, realicen procesos internos, limpios y transparentes, que arrojen como resultado la elección dirigentes y lideres eficientes y probos y capaces en atender los demandas de los ciudadanos , podemos hablar recién de una fuerte y sólida institucionalidad democrática interna en los partidos político y de sólidos partidos que sostengan y garanticen el sistema democrático.

También creemos que el balance de los 25 años del sistema político en el Perú en que se alterna, 10 años de dictadura y 15 de democracia, merece un estudio serio de la democracia interna de los partidos políticos genuinamente democráticos como factor que no contribuyo a la sostenibilidad del sistema democrático en ese lapso de tiempo, y que dio pie a que esta se interrumpiera durante los diez años del gobierno dictatorial de Alberto Fujimori.

Además, corresponde a la ciudadanía el monitorear a las organizaciones partidarias, vigilándolas y controlándolas por medio de la participación de una u otra manera del quehacer partidario y no buscando destruirlas, correspondiéndoles con mayor razón a los mismos militantes de las organizaciones partidarias, independientemente del tipo de democracia que propugnen, el tipo de programa y organización que tengan, ese papel muy importante del quehacer partidario de estos tiempos.

Y oportunidad para que apliquemos la primera Ley de Partidos Políticos, recientemente promulgada en el Perú, que va a ser un buen instrumento para que la ciudadanía y los miembros de las instituciones partidarias controlen y vigilen el correcto funcionamiento de la democracia interna de los Partidos. Ad portas de procesos electorales internos de las organizaciones partidarias que elegirán a los candidatos presidenciales y parlamentarios que luego presenten en las próximas elecciones generales en abril del 2006, corresponde a los dirigentes y líderes de las organizaciones partidarias contribuir a que dichos procesos sean correctamente llevados en aras de la salud de la democracia presente y futura.

Finalmente, garantizando el sistema democrático con partidos políticos cuya solidez recaiga fundamentalmente en la solidez de su democracia interna, estaremos generando las condiciones para el desarrollo económico permanente y sotenible del país, como se ha demostrado que lo genera un sistema político estable y duradero, que muchos genuinos demócratas vienen propugnando en el Perú y América Latina.



Callao, 2 de Julio del 2005





Partidos Políticos


INSURGIR


DESVIACIONISMO REVISIONISMO


La supremacía humana se debate entre el instinto y la razón, desde su origen ha sojuzgado a todas las especies incluyendo a la propia por reglas de explotación inspiradas en la ambición, acaparamiento del poder y mayor rentabilidad que fluye de desesperados esfuerzos para imponer aspiraciones personales desordenadas, generando la cultura de la violencia.

La economía como factor preponderante y vehículo para su Inter - relación se fundamenta en el patrimonio del más fuerte, de allí que el Estado cumple la función de organizar y reactualizar toda una estructura social que sirva a extender mercados. Supeditando el modo de vida de las mayorías crean falsos sentidos de institucionalidad, orden jurídico y educativo, por lo que han mermado y distorsionado las capacidades ideológicas y espirituales del hombre transformándonos en operadores y agentes del sistema de dominación.

Los objetivos del Imperialismo se han cumplido de cualquier forma, e inclusive las mal llamadas revoluciones o estados violentos de la sociedad al final cumplen esta misión por entender de una manera distinta y errónea los conceptos de Democracia, Poder, Estado y Nacionalismo

Al análisis porcentual en la población de quienes carecen de nivel político y que es la mayoría, de quienes siendo politizados distancian los niveles de ideologización, y de éstos cuántos se rigen por sustento doctrinario; estamos obligados a entender que no existe real conciencia y convicción respecto a la justicia social. Finalmente los militantes en minoría sufren profunda contradicción inherente a la teoría y a la práctica.

Contraposición de intereses que no implica o no tiene cercanía alguna con el proceso de Anti – tesis más bien deviene por expresión desordenada de las condiciones psicológicas y a la visión subjetiva en preservar diminutos y efímeros espacios políticos; hasta transformase en agentes de recambio neoliberal.

El manejo psicosocial de los Partidos Políticos para llegar al colapso organizativo, no tiene otra intencionalidad más que imponer el AUTOCRATISMO y CAUDILLAJE, en vez de corregir los males y deficiencias del corporativismo; urge advertir que en lo estructural sólo sirve a una clase política y dirigente predominante en la Dirección, exponiéndose a riesgo el destino de la sociedades como al desviacionismo doctrinal bajo mecanismos y apariencia democrática y fácil manipulación por Plenarios ó Congresos espurios, con el objetivo de dar el puntillazo mortal al tema principal de fondo. De allí nuestra extrañeza y rechazo a fraudulentas Refundaciones Ideológicas y a artificiosos engranajes hacia el Relanzamiento y Modernización Organizativa, que sólo serían instrumentos útiles para el DESVIACIONISMO REVISIONISMO que espera el Imperialismo en nosotros.

De otra forma, la Ley de Partidos Políticos nos abre interesantes campos de acción para recurrir a la confrontación jurídica é instancias judiciales civiles.

Dícese que nuestra composición social proviene de la clasificación entre incautos, descarados, picaros y oportunistas; y que al transcurrir el tiempo ha habido un mestizaje, de tal forma que encontramos los más variopintos matices, SOBRESALIENDO HOY UNA NUEVA RAZA DE SINVERGÜENZAS.


MANUEL CARRASCO BEDOYA

_____________________________________________


I N S U R G I R


LAS CÉLULAS


El nivel descriptivo de estas formas sociales y políticas de organización, propende a conceptualizar y diseñar el sistema hacia la mejor propuesta estructural y administrativa institucional, que genere cualitativamente mayores efectos expresivos y activos en las ideas; constituyen pues Equipos o Grupos organizados de Militantes, cuyo compromiso y juramento en cada uno de ellos trasciende personalmente más allá de la formalidad afiliativa.

Siempre y cuando exista la elemental identidad doctrinaria, a partir de factores corporativos y democráticos la organización partidaria está obligada a promover y a corresponder permanentemente, al desarrollo formativo y la convicción de sus miembros. Contradictoriamente, ambas partes se han adecuado a la inacción prevaleciendo retrógrados estilos de hacer política.

Al desdén de la Clase Política y Dirigente bajo presunción aristocrática, que se ha perpetuado en las Direcciones Partidarias creando élites de poder alardeando por los altos porcentajes de afiliación, monopoliza para el mercadeo afirmando todo un engranaje burocrático, supeditado, obsecuente, mercenario a cambio de favores políticos o pecuniarios de poca monta, y no representativo; sacando ventajas desde la dispersión dirigida a partir del desgobierno interno, y hacer fácil el acceso a la función pública para ella.

Como consecuencia, la Organización Celular no es tomada en cuenta adrede para hegemonizar, no obstante estar consignada textualmente en Estatutos y Reglamentos Nacionales de los Partidos Políticos, instituciones que han devenido progresiva y sistemáticamente, en estructuras de sentido figurado con características usurpatorias. De allí el pobre poder de convocatoria, salvo el ingenio personal, teatral y retórico de los caudillos o autócratas que impacta psicosocialmente; que al vaivén de la soberbia y utilitarismo en sus afines, pretenden ocupar el vació de poder del que van defeccionando algunos agentes neoliberales, cerrando filas; exacerbando los ánimos de quienes no son favorecidos en esta pretensión, mayor aun de quienes no demuestran capacidad para el trabajo.

Desde el obscurantismo ideológico que se inicia en 1956, tuvo como respuesta la expulsión artera e injustificada en contra de militantes consecuentes y la escisión política desde esta otra parte; hoy se pretende revisar principios fundamentales para desviar ideológicamente, lanzando como globo de ensayo Nuevas Estructuras Organizativas dentro de artificiosos planes.

Claro, subestimando y a la seguridad que se tiene del control institucional, por la previa degradación sistemática a la que han sido sometidos los militantes de las últimas generaciones; haciendo creer respecto al moderno proyecto político del mundo que harán exitosas sus perspectivas de índole personal, y que nada hay que cambiar más bien adecuarse conciliando en apariencia con el actual estado de cosas imperante en la Nación, por ser un asunto de corto plazo. Por ello es que, a la Voz de Orden se le denomina dictadura; a la Lucha de Clases, subversión; al reclamo de los Valores y Principios, desfase e ingenuidad.

Trastrocada la personalidad del militante, prevalece la masificación de conductas marginales de tipo antisocial, frívolas, pícaras que se asocian con la proliferación vivaracha, y oportunista; menospreciando el sentido de la política.


LAS CÉLULAS DE ACTIVISTAS

Son las fuerzas liberadoras que intensifican el desarrollo del campo ideológico y político, operativo y militar del que milita; para reciclar a los compañeros que buscan redención, generando al lado de nuevos afiliados cuadros dirigenciales y capacidades de intervención táctica disuasiva y defensista. Que se sustentan del análisis, opinión objetiva y deliberación permanente.

Crear y hacer, construir y reconstruir, rechazar y combatir, arrasar los viejos esquemas de dominación económica y manipulación social. Como aparatos orgánicos de reeducación, adiestramiento e inteligencia, propaganda y conspiración en contra del pseudo orden establecido dentro y fuera de los Partidos Políticos.


DOMINIO Y TRABAJO CELULAR

Mapas de configuración geográfica en los que se establecen planos demarcatorios, trazos y limites de la circunscripción territorial por cada Célula; de Sur a Norte y Este a Oeste, cuadrantes que se habilitan bajo apropiadas y tecnificadas programaciones de codificación conforme a la consecutividad domiciliaria en un Sector, como bases sociales y políticas reales del Partido que se interrelacionan unas con otras.

Al democratizar los Partidos Políticos, la concepción de Frente Único sostiene una objetiva presencia orgánica dando a los Trabajadores Manuales, obreros, campesinos y desclasados por el hambre y la miseria, el acceso a la mitad del control político en todos los niveles y estamentos de cada organización partidaria. Rectificas a quienes interesadamente anteponen a la presencia electoral interna, segmentos sociales en porcentajes feministas y juveniles; cuando en realidad indistintamente hombres y mujeres, tienen la misma capacidad de elegir y ser elegidos conforme destacan por su labor y competitividad.

Desburocratizas y potencias cada Comité Ejecutivo Sectoral; haces más eficiente la administración institucional, que sincroniza con efectividad el economicismo que obsesiona a algunos. En horas movilizas al Cien por Ciento de los militantes, para los tiempos de guerra política o de concertación para la transformación; superas y vences al oportunismo, al mercantilismo y a la imposición tecnocrática que nos corroe; te insertas a los temas sociales, poniendo a su servicio calificados técnicos y profesionales. Lideras el Frente Social y las Luchas Populares por justicia social y la toma del poder, para un Estado Anti-imperialista y Democrático sin preeminencia de una clase social por sobre otra. Los Plenarios, Convenciones y Congresos de cada Partido Político, dejan de ser amañados, espurios y de características circenses.

De allí, que mientras nos comprometen con desazón dentro de una ineludible “Ley de Partidos Políticos”, cuando no han sido capaces de regularse conforme al Código Civil y a las Ciencias Administrativas; también representa total despropósito, no hacer el calculo analítico apropiado para publicar vía INTERNET la identidad y domicilio personal de los afiliados a libre albedrío. Situación que facilitaría la misión de los Servicios de inteligencia del Estado, y de la CIA; que nos llama a reflexión, para afianzar métodos de trabajo abierto y otro clandestino, reservado, disciplinado y de contrainteligencia en medio de democracias impropias que no ofrecen garantía alguna mientras se nutren del partidismo informal y el autogolpe.

En fin, resulta una arma contundente no sólo política sino también cultural, moral y espiritual que reorienta el entendimiento, las emociones, proyectos y perspectivas, valores y principios de la sociedad. De tal forma que, emplazas a los distorsionadores políticos, a los promotores y actores antisociales y delincuenciales; superas al materialismo dirigido a la iniquidad, a la sensualidad erróneamente aplicada; vences a la insanía y perversión que destruye a los individuos; rescatas la fe y por unión los cambios revolucionarios son exigidos.

Entonces, hay que tomar decisión empezando a generar la reformulación perceptiva de lo que es militar y el que hacer en Partidos Políticos, para tener autoridad suficiente de apercibir a estas Clases Políticas Dirigentes; en todo caso, contribuiremos por propia iniciativa y autogestión desde las Bases para constituir Células Revolucionarias.

MANUEL CARRASCO BEDOYA

_____________________________________________


INSURGIR


PLAN DE EMERGENCIA ORGANIZATIVA

PRIMERO.- Actualizar mediante el Padrón de Militantes inscritos y de manera oficial, los mapas y planos demarcatorios geográficos, trazos y limites que constituyen los dominios políticos del Partido en todos los ámbitos de la República; y como está previsto en los Estatutos y Reglamentos vigentes:

a) Previa evaluación técnica y política de las actuales dimensiones territoriales y extensiones demográficas.
b) Diseño de las nuevas bases políticas a constituirse.
c) Rediseño de las bases políticas existentes.
d) Implementación de nuevos Comités Ejecutivos, en jurisdicciones que a la fecha no se hayan constituido.
e) Reorganización de los Comités Ejecutivos Distritales y Sectorales, cuyo accionar es nulo y en condiciones de inoperatividad.
f) Acceder a los procedimientos del Código Civil y de las Oficinas Regístrales de los Registros Públicos a nivel nacional, para tener el poder legal suficiente para representar y administrar.

SEGUNDO.- Los Comités Ejecutivos Departamentales (Regionales) coordinarán permanentemente con el CEN del Partido, para que en el plazo no mayor de 15 días útiles se integre el detalle de toda la información prevista:

a) Acto seguido, elecciones democráticas para la conformación de Comités Ejecutivos Distritales en áreas territoriales en que no estén constituidas.

b) La elección de Comandos de Acción para los Comités Ejecutivos Distritales que estén en condiciones de abandono e inoperatividad. Que así mismo, de manera previa los militantes asumirán su capacidad de iniciativa de denuncia por escrito, para que se lleve a cabo la investigación y determinación de cada caso.

TERCERO.- Con los mismos procedimientos se organizarán y reorganizaran los Comités Ejecutivos Sectorales en todos los Distritos y Departamentos del País.

CUARTO.- Por disposición de mecanismos de fiscalización y coordinación, los Comités Ejecutivos Sectorales, están obligados a elaborar los limites; trazos y cuadrantes que constituyan la conformación de cuantas Células de Militantes se organicen, con no menos de 20 activistas cada una, y concordante a la correlación domiciliaria.

Cada Célula de Militantes en sesión orgánica, designará a un Coordinador y a un Sub- Coordinador, constituyéndose en las bases políticas y operativas de los Sectores.

QUINTO.- Los procesos en general serán de permanente consulta, supervisión e intervención de las Secretarias de Disciplina, Etica y Moral existentes en toda la República; por lo que al incumplimiento de los mandatos, serán de aplicación los Reglamentos Nacionales de Disciplina y de Organización, aperturando expedientes, juzgando y sentenciando a los infractores por debido proceso.


MANUEL CARRASCO BEDOYA







 
Escríbeme
Para más información